VELVET COLECCIÓN: Episodio Final

UNA NAVIDAD PARA RECORDAR:

«VELVET COLECCIÓN» es una serie original de Movistar+ en colaboración con Bambú Producciones. El 20 de diciembre de 2019 se estrenó el Episodio Especial de Navidad que pone el final definitivo a la serie.

⇓ATENCIÓN SPOILERS⇓

Los fans de la serie no podían quedarse sin un final digno, y por supuesto un final feliz para todos, después de cuatro temporadas en su versión original  «Velvet» (de Antena 3), y otras dos temporadas en el Spin off  «Velvet Colección» (de Movistar+).

Con la llegada de la Navidad todos nos volvemos más ñoños de lo habitual. Nos florece un gen especial en estas fechas por el cual el romanticismo, la amistad y el buenismo nos invaden como una especie de virus contagioso del cual es imposible desprenderse. No sé si son las luces de las calles que tienen un brillo especial que nos atonta el sentido, o los anuncios de turrones y colonias que les ponen publicidad subliminal sobre comer sin parar hasta reventar como si se fuera a acabar el mundo, y comprar compulsivamente regalos como si dentro de dos días no fueran a poner rebajas. Todo es excesivo en Navidad, nos ponemos más intensos que el Sol, y nos encanta ver series como Velvet Colección, con esa musiquita sesentera de cabecera y ese vestuario pomposo y colorido que nos saca todo el optimismo sin límites.

En el Especial navideño corre el año 1969, y se reúnen todos en las Galerías para vender Velvet. Dicen que ha llegado a su punto álgido, y como no hay más dramas que superar, ya no tiene sentido seguir, así que lo venden, y se van a sus cosas. La pareja principal, Ana (Paula Echevarría) y Alberto (Miguel Ángel Silvestre) vuelve de Nueva York. Allí han triunfado y son más famosos que Los Pecos. A Ana le quiere hacer un reportaje el mismísimo Times. De su hijo Albertito no nos cuentan nada, como si no existiera, suponemos que se queda allí, que debe ser casi un púber adolescente y pasa de movidas. Ningún personaje pregunta por él, y tú dices pero esto no es normal, al menos nombrarlo y que digan que sí, que está muy grande y majete, y hace avioncitos de papel como su papá. No sé, algo… Las Galerías preparan un desfile con los vestidos más significativos de cada año, y por supuesto, no puede faltar el mítico vestido rojo con el que se enamoraron.

Los otros tortolitos, Clara (Marta Hazas) y Mateo (Javier Rey) siguen juntos y felices. Esta pareja eclipsó a la principal en las nuevas temporadas, y en este especial intentan poner el toque dramático pero no les sale. La trama es tan previsible que nadie se cree que Clara pueda tener cáncer de pecho. Mateo está en la Luna literalmente, flipando de que el hombre haya puesto un pie en ella por primera vez en la historia. Lo de Clara todos sabemos desde el minuto 1 que se trata de un esperadísimo embarazo, lo vemos venir desde el primer mareo, todos menos ellos, que siguen con el paripé hasta el final, cuando por fin se enteran, se emocionan, lloran, se alegran, se abrazan y nos imaginamos a un futuro Mateíto o a una futura Clarita guapísimo-a como sus papás, correteando entre los dos.

Pedro (Adrián Lastra) terminó la temporada anterior casándose con Diana, pero en este especial apenas la nombran de pasada y nos ponen flashbacks de Rita (Cecilia Freire) y de Don Emilio (José Sacristán), porque eran personajes muy queridos para el espectador y había que hacerles homenaje. Igualmente no me ha gustado que se hayan centrado solo en el antiguo amor de Pedro con Rita, ignorando a Diana. Hubiera estado mejor que Rita les hubiera dado su beneplácito en modo fantasma, porque ya un ménage à trois lo veo demasiado atrevido para esta serie.

El gran Raúl de la Riva (Asier Etxeandia) pone el toque cómico al capítulo, al volver de África. En teoría lleva allí 5 años fingiendo ser el nuevo Vicente Ferrer, volcado en la solidaridad, ayudando a los más necesitados… Pero la realidad es otra, ha estado en África sí, pero en una zona privilegiada, con un mulato más refinado que un príncipe, y en un mundo paralelo a las miserias del África profunda que enviaba en sus postales. Al llegar le da vergüenza reconocer que no se ha acercado a ningún poblado con pobreza ni a cien metros de distancia, y que no ha tocado a un niño necesitado ni con un palo. Pero sus amigos le conocen demasiado, saben que es un remilgado sin remedio y no se sorprenden en absoluto de que el mulato de metro ochenta no sea su hijo adoptivo, sino su novio. Se adelantan en el tiempo y Alberto oficia una boda gay (como es costumbre en cada final de Velvet) ficticia entre ambos.

La mejor parada en todo esto es doña Blanca (Aitana Sánchez Gijón), que cambia a don Emilio por el buenorro de Max (Maxi Iglesias). Menudo cambio la señora, si antes le preguntaban si su marido era su padre ahora le preguntarán si es su hijo… Por si fuera poco con su belleza, este antiguo empleado que antes se buscaba las castañas como podía, ahora es un gran triunfador, es el nuevo propietario de Velvet, así que Blanca se queda en casa y más contenta que unas castañuelas.

Las otras parejas, Jonás (Llorenç González) y Marie Leduc (Andrea Duro) avanzan en cuanto a que Marie asciende a embajadora de las máquinas de coser Singer, y Paloma (Marta Torné) y Julián (Toni Agustí) siguen juntos. El único que no se come una rosca esta vez es Enrique Otegui (Diego Martín), que sale a escena con no sé qué excusa, pero Paloma le da calabazas. Menos mal, porque el típico polvo de despacho con este personaje ya cansaba…

Eduard Godó (Imanol Arias) está en la cárcel, y le dan un permiso para pasar las fiestas, como a Urdangarín. Su hijo Sergio (Fernando Guallar) es el único que le va a ver de vez en cuando, el resto pasa de él, como si fuera un apestoso. Entre barrotes se da cuenta de que sigue queriendo a su mujer Macarena (Adriana Ozores), y ella le da una segunda oportunidad. En este caso se cumple el refrán, pero al revés, mejor mal acompañado que solo… Porque estos dos se llevaban mal, mal, pero fatal, pero es lo que tienen las series con final feliz, que del amor al odio y del odio al amor hay un solo paso, y es reversible.

¡Felices fiestas para todos y feliz año 2020!

VELVET COLECCIÓN: Temporada 2.
VELVET COLECCIÓN: Temporada 1.
VELVET: Temporadas 1 a 4.

Un comentario en “VELVET COLECCIÓN: Episodio Final

  1. Feliz Navidad, y año nuevo temporada nueva..? Espero una reflexión y que vuelva Velvet. Ya me veo a los nuevos dueños de Velvet poniéndose cuernos de alce. No se, pero me huele que el comprador de las Galerías, las vendería pronto, los nuevos compradores podrían ser Clara y Mateo, o de nuevo Ana y Alberto, por añoranza y no saber que hacer con los dólares… Debería cerrase un ciclo con los nuevos descendientes. Me apena que Pedro se quede viviendo pendiente de un fantasma, y me gustaría ver la venganza de Otegui. También imagino que podría haber alguna boda lésbica, por lo de la igualdad de oportunidades… Al final será obligatorio imponer la minoría.

Responder a tony Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.