TOY BOY: Capítulo 13 Final

En el Capítulo 13 y último de «TOY BOY» titulado «Ángeles caídos» de la serie de Antena 3, conocemos la identidad del asesino de Alvarito.

⇓ATENCIÓN SPOILERS⇓

Esta serie la estaban alargando ya demasiado, ya no había más sospechosos posibles. ¿Quién iba a ser? Zapata estaba claro que estaba metido en el fango y ayudaba a su manera, y el asesino pues era el que pasaba desapercibido desde el minuto 1, que ni su nombre sabíamos, pues ese. El tito Invisible estaba cansado de ser un mindundi, que hasta el sobrino le ninguneaba, y se sentía el último mono en esa familia. Su hermana la Viuda hacía manitas con su hermano, y a él le trataban peor que a un mueble. Como todo los Medina era un depravado. El pobre Andrea no contó nada por miedo, un miedo un poco exagerado, viendo de quién se trataba. Si hubiera abierto la boca, y le hubiera contado la verdad a su madre, arde Troya. Pero entendemos que era un niño, y a veces sus miedos son desproporcionados.

Zapata es el que sale mejor parado. Intenta vender el pendrive por 2 milloncejos, a la Viuda, a Benigna, al mejor postor. Luego nos sorprende y se lo regala a la «Bruja Avería», nombre que le ha puesto de contacto en el móvil a la vieja, pues le pega más Doña Rogelia no es por nada. Hacen buenas migas, le regala hasta la tablet. Yo ya no entiendo nada… Este señor se arrima a quien mejor sombra le cobija.

El tito Invisible secuestra al Raro, y graba un vídeo falso que filtra a la prensa, intentando inculpar de nuevo al Juguete. El vídeo llega a todos los móviles marbellíes. El Juguete huye, otra vez se repite la pesadilla de hace 7 años. Alguien le cita en la finca de los Medina, y como es así de impulsivo, acude, sabiendo que es una trampa. Se lo dice a la Mojigata, para que alguien sepa dónde está, pero luego la encierra en su casa, para que no corra peligro. Ella por suerte es espabilada, no sabemos si rompió la puerta o saltó por la ventana, pero consigue llegar a tiempo para ver la trifulca que tienen montada el Asesino, el Raro y el Juguete.

(Fuente de todas las imágenes: Antena 3).

En todos los finales de series o películas lo hacen, no matan directamente a los que pretenden asesinar. Nos ponen una buena dosis de suspense primero, porque así sufrimos un rato y se nos hace más angustioso. El Raro está colgado del cuello apoyando apenas los dedos de los pies en un taburete. El Invisible le aparta el taburete, mientras el Juguete y el Invisible se pelean. Se nos está ahogando el Raro. El Juguete tumba al asesino, y consigue salvar al Raro, por los pelos, esos azules que lleva. Otra licencia de las series es que los buenos se olvidan de quitarles las armas a los malos que quedan heridos en el suelo, pero no muertos. Entonces cuando recuperan el aliento, disponen de un arma para seguir persiguiendo a los buenos. Esta serie no podía ser menos, y pasa justo eso, el Invisible coge el arma y dispara al Juguete en la pierna. Ya nos sale el corazón por la boca de la emoción, aparece la Mojigata y le planta un estacazo al Invisible. Tiempo suficiente para que ella y el Raro huyan de allí. Cuando el Asesino va a contarle al Juguete quién le ha estado ayudando, llega Zapata y le pega un tiro para que no le delate. El tito Mateo muere, y se cierra el caso sin poder trincar al policía, que queda airoso, no sabemos si lo hicieron así por si sonaba la flauta y tenía segunda temporada, pero viendo las bajas audiencias es una posibilidad muy improbable.

Otra licencia de las series, especialmente últimamente, son los finales trágicos. Se confunde originalidad con drama, y matar inocentes es la peor forma posible de sorprender al espectador. ¿De verdad era necesario que los irlandeses explosionasen el Inferno, como venganza, y muriera la Mojigata? Señores guionistas, busquen finales originales sin matar a nadie, que se hubiera quedado embarazada de octillizos, todos bailarines como su papá, que la Viuda hubiera triunfado en su rol de Ama del sado. Que Doña Rogelia se hubiera liado con algún Toy Boy, y se le soltara ese moño apretado que lleva… Mil cosas, pero la muerte no es una opción, no nos gusta que matéis a personajes importantes… Lo único que me ha gustado del final es que el Mudo y el Raro vuelven a estar juntos. Y colorín colorado, esta serie se ha acabado.

TOY BOY: Capítulo 12: Redención.
TOY BOY: Capítulo 11: Cachorro.
TOY BOY: Capítulo 10: Polaroids.
TOY BOY: Capítulo 9: Amor de madre.
TOY BOY: Capítulo 8: Único testigo.
TOY BOY: Capítulo 7: Juego de máscaras.
TOY BOY: Capítulo 6: El final del túnel.
TOY BOY: Capítulo 5: El pulso del asesino.
TOY BOY: Capítulo 4: Casilla de salida.
TOY BOY: Capítulo 3: El juicio final.
TOY BOY: Capítulo 2: De entre los muertos.
TOY BOY: Capítulo 1: Piloto.

TOY BOY: T1 PERSONAJES.

2 comentarios en “TOY BOY: Capítulo 13 Final

  1. Haciendo uso de la libertad de expresión y sin perder la educación: Que miserable final…! Si esto forma parte del progresismo de los nuevos tiempos, a ver si hacemos una reflexión y volvemos a las buenas costumbres. Ya sabemos que esta muy trillado que ganen los buenos y paguen los malos; pero ya esta bien de finales «originales» para justificar los tiempos modernos en los que los delincuentes campan a sus anchas. Sres. guionistas aun podían haberlo hecho mejor, que murieran todos, incluso una señora que anciana que pasaba por la calle y que no tenia nada que ver con la serie, pero que era de ideas conservadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.