PROMESAS DE ARENA: Capítulo 6 Final

En el Capítulo 6 y último de «Promesas de arena», la serie de TVE1 de los lunes, han pasado 2 años, Lucía cuida del pequeño Ismael junto a Andy, con el que medio convive en pareja.

⇓ATENCIÓN SPOILERS⇓

La Intrépida está instalada con Andy en Madrid, y ha adoptado a Ismael. Nos dan un repaso rápido sobre qué ha sido de los demás, Jaime trabaja con ellos, sigue siendo el amigo íntimo de la Intrépida, y padrino del niño. La trama con el enfermero gay quedó incompleta, cada uno por su lado, se supone que el musulmán está infelizmente casado con una mujer que no ama, porque le gustan los hombres, y a él no se le conoce pareja. La Borde y el Gordito cooperan en Haití.

El Libio ha pasado los 2 años en una cárcel libia. Su gobierno le ha indultado, como si fuera un ninot fallero. Les interesa más vivo, formando parte del ejército. Antes de salir, mata al hombre que bombardeó el hospital. No hay capítulo que no mate a alguien este hombre.

No sabemos qué le enamoró a la Intrépida de él, si fue su facilidad para apretar el gatillo, que le salvara la vida el día que le conoció, ese cuerpo escultural de divinidad griega, o esa cara de chulito empotrador que te baja las bragas con una sola mirada. La cuestión es que ella no le ha olvidado. Andy es poco más que un sucedáneo. Demasiado bueno y perfecto para una chica que le van más los dramas que una recopilación de canciones de Camela. Ya es casualidad que al día siguiente que el inmaculado Andy le pide matrimonio, resucite su hombre ideal en carne y hueso, y le eche una de esas miradas con las que le fulmina los sentidos, le revoluciona todas las hormonas de golpe, poniendo su futuro patas arribas, hasta acabar decepcionando a San Andy, que es bueno y pasa por el aro, pero ya la infidelidad y la muerte de su amiga Julia no es algo que pueda perdonar.

(Fuente de todas las imágenes: TVE).

Por tonta y por lo tontorrona que le pone el Libio se queda sola, con el niño. El Empotrador se va, vete a saber dónde. Ahora volverá a estar en caza y captura, y entendemos que desiste de llevarse al niño, con o sin la chica. O no, cualquiera sabe…

Moraleja de la historia, no te encoñes con un hombre que es traficante de armas, que mata sin remordimientos, y que arrastra a todos en su fango, porque acabarás más sola que la una.

En general la serie nos plantea una historia de amor que no hay por donde cogerla, que es más un capricho de un día, y en el que sus protagonistas no logran convencer a los espectadores. Hayzam es un personaje demasiado hermético, que tiene más sombras que claros, y por más que intentabas empatizar con él, no lo conseguías, porque no nos han explicado sus motivos. El final es trágico, una serie romántica donde no triunfa el amor es como una navidad sin villancicos, o un invierno sin frío. En definitiva, podían haber alargado la serie un par de capítulos más, y hacer más creíbles los romances, y/o las amistades.

PROMESAS DE ARENA: Capitulo 5.
PROMESAS DE ARENA: Capítulo 4.
PROMESAS DE ARENA: Capítulo 3.
PROMESAS DE ARENA: Capítulo 2.
PROMESAS DE ARENA: Capítulo 1.

2 comentarios en “PROMESAS DE ARENA: Capítulo 6 Final

  1. Otra genialidad de final. Que moda de decepcionar al pobre televidente que se ha dejado horas de su vida para ver que al final lo que premia es que los buenos o mueren o se quedan solos, o pierden el tren, etc… Las nuevas tendencias progresistas imponen que el malo tenga una razón de derecho fundamental (las victimas no lo tenían) para salirse con la suya. Acostumbrémonos a estas imposiciones: Diversidad y progresismo, (nadie sabe muy bien lo que significa) Hoy un final planteando una familia monoparental, es mucho mejor que una familia tradicional, Donde va a parar…! El amor ya no existe, antes el triunfo de la tonta de rebote que se queda el niño sin papa. Bravo..!! A ver la próxima con que nos sorprenden, tal vez una secta de mujeres que extermina al resto de la humanidad para que triunfe e feminismo, y luego se extingue por falta de hombres..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.