OLMOS Y ROBLES: Capítulo 2: En barrica no siempre envejece mejor

Aparece un cadáver en una barrica de vino, en la presentación de un vino en las bodegas del alcalde de Ezcaray. Para ser un tranquilo pueblo riojano, tiene una tasa de peligrosidad muy elevada. Al parecer la víctima era un multimillonario que buscaba a su hijo biológico, dado en adopción al nacer, y hay 4 sospechosos, un conocido excantante, un cocinero famoso, una experta en vinos y la presidenta de la Diputación.

OLMOS Y ROBLES: GUÍA DE CAPÍTULOS.

Los Guardias Civiles Olmos y Robles comienzan una investigación en la cual harán una apuesta sobre quién la tiene más grande… la intuición. El que resuelva el caso decide sobre el futuro de Robles. Si gana Olmos, Robles se queda en el pueblo; si gana Robles, se va.

Los métodos de ambos son antagónicos, Olmos es rudimentario, sencillo, se maneja en su pizarra-ventana, llena de pistas desordenadas y busca la ayuda de la gente del pueblo. Robles es analítico, preciso, no se separa de su ordenador y pide ayuda a sus amigos de Interpol.

Finalmente, logran resolverlo entre los 2. Olmos descubre que el disparo al francotirador no se trató de un golpe de suerte sino que fue Robles y le concede la libertad para irse del cuartel, pero antes, deben acabar de resolver el caso de los 7 infantes de Lara, pues ha desaparecido uno de los cadáveres, dejando el caso abierto para la semana próxima.

Mientras tanto, Catalina ha averiguado el verdadero motivo de la vuelta al pueblo de La Piensos, sufre nomofobia, una ansiedad al móvil producida por estar sometida a un gran estrés laboral. Está pensando en vender su finca, y Catalina se ofrece a ayudarla.

La hija de Atiza, Nuria, coincide en el viaje hacia Ezcaray con el nuevo guardia civil en prácticas, Lucky. Parece que hay química entra la parejita, y que su padre tendrá que aceptarlo y mirar para otro lado (sin acritud, lo juro).

En general el capítulo un poco flojo en intriga, con un humor más familiar, menos ácido que el anterior. Lo mejor, la pelea de Robles con un bastón de abuelo contra 3 vándalos, aunque sigue sin convencer en su vocalización, por su afán de ocultar ese acento cubano que le delata. En la serie fingen que es de origen canario para disimularlo. Se mantuvo líder en su franja horaria con una audiencia de 18,8% y 3.332.00 espectadores. La semana que viene tendrá una dura competencia, antena 3 estrena «Mar de Plástico», una serie policíaca en serio, y creo que le hará mucha sombra.

OLMOS Y ROBLES: GUÍA DE CAPÍTULOS.