OLMOS Y ROBLES: Capítulo 1: «La venganza de los 7 infantes de Lara»

La nueva ficción de TVE, «Olmos y Robles» despegó liderando en su franja horaria en prime time en audiencias, con un 19,5% de share y 3.309.000 espectadores, si bien es cierto que no contó con grandes competencias.

OLMOS Y ROBLES: GUÍA DE CAPÍTULOS.

La serie consta de 8 episodios, está producida por 100 Balas, y tiene como productor ejecutivo a Flipy. 

Se trata de una comedia policíaca, un género de televisión novedoso, que mezcla suspense, humor y acción. Está interpretada por dos guardias civiles antagonistas. El cabo primero Sebastián Olmos, que trabaja en el cuartel de su pueblo natal Ezcaray (La Rioja), donde está ambientada la serie. Y el teniente Agustín Robles, del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil. Ambos coincidirán en un caso de asesinatos, junto a la Interpol, en el que la última víctima es un ruso que vivía en el tranquilo pueblo de Ezcaray.

La magia de la serie la ponen los dos protagonistas, de carácter completamente opuesto:

OLMOS, interpretado por Pepe Viyuela, es un hombre soltero, que vive con su abuela. De carácter sencillo, cordial, muy llano, espontáneo y servicial. Es un gran entusiasta de su trabajo, capaz de movilizar a todo el pueblo en busca de pistas, si es necesario, y que pone mucho tesón y cabezonería en sus desempeños, dejándose llevar por su instinto, para resolver un caso.

ROBLES, interpretado por Rubén Cortada, es un hombre celoso de su vida privada, parco en palabras. Muy serio y metódico en su trabajo. Con sobrada preparación profesional, protocolaria, capaz de liberarse de los terroristas islámicos en una misión, si es preciso.

Ambos forman un equipo complementario: Olmos es de aspecto delgado, bajito, calvete, un «tirillas». En contraste, Robles es un tipo apuesto, alto, guapo, fuerte, musculado. Los métodos que utilizan en su investigación son contrarios, Olmos es un agente de campo, se deja llevar por la intuición, por su cultura basada en las series estilo CSI y los libros de Agatha Christie. Robles en cambio, es organizado, riguroso, y se guía por la razón.

En su primer caso juntos, Olmos conseguirá desquiciar a Robles con su torpeza, sus despistes, su afán por ayudar, llegando a ser un poco «mosca cojonera», e irritando constantemente a Robles, y poniendo al límite su paciencia. Pero poco a poco se da cuenta, que su compañero tiene un olfato especial que a él le falta, formando un gran equipo.

Hay algo que sí tienen en común, aparte de que sus apellidos son 2 tipos de árboles, el amor a su profesión, al cuerpo de la Guardia Civil, al honor de cumplir cada día con su deber.

Otros personajes a destacar⇒

El caso que investigan trata de varios asesinatos, todos con el mismo corte. Las víctimas son militares rusos, con un mismo tatuaje. Todos ellos aparecen con los brazos cruzados, degollados, sin cabeza. El arma del crimen es una espada medieval. Todas esas pistas les llevan a asociar los crímenes con la Leyenda de los 7 infantes de Lara, enterrados en el Monasterio de de San Millán de la Cogolla de Yuso, en La Rioja. Tras el seguimiento de varias pistas, localizan al próximo objetivo, el expresidente de Angola, y acuden a salvarle a tiempo del disparo de un francotirador.

A todo esto, sumar la aparición de una trama paralela, donde hallan a un cerdo que ha muerto envenenado, pero que no es Raimundo, el cerdo que lleva desaparecido un mes y cuyo propietario es un vecino de Ezcaray. Finalmente, el animal aparece sano y salvo, dejándonos a todos en ascuas, sin saber a qué venía esa trama, o si tenía alguna relación directa con el caso.

OLMOS Y ROBLES: GUÍA DE CAPÍTULOS.

2 comentarios en “OLMOS Y ROBLES: Capítulo 1: «La venganza de los 7 infantes de Lara»

    1. Hola Ainhoa. Por los créditos del final del capítulo la animación y composición de la cabecera son de Roberto Gil Díez (Kikoto), y las ilustraciones de cabecera de Bruno Redondo y Sergio Sandoval.
      He intentado contactar para preguntarles, si averiguo algo más, te lo digo.
      Un saludo y gracias!

Los comentarios están cerrados.