LA COCINERA DE CASTAMAR: Capítulos 1, 2 y 3

¡ATENCIÓN SPOILERS!

(Si te lías con los nombres, ponte al día con la Chuleta de Personajes de la cocinera de Castamar).

Clara (Michelle Jenner) es la nueva cocinera de Castamar. Su tío, el Fray Juan, la ha enchufado a trabajar después de que mataran a su padre en la guerra. Ella tiene agorafobia desde entonces, es decir, miedo a salir a espacios abiertos. Lo bien que le hubiera venido a esta chica una pandemia con su respectivo confinamiento, pero de momento se apaña bien, enviando a Rosalía (que es una niña grande) a buscar los huevos al gallinero, o a malas, esnifando láudano, que era el ansiolítico del siglo XVIII.

(Rosalía y Clara en palacio).

Clarita, en dos días de entrar a trabajar en palacio revoluciona a todo el personal con sus buenos modales, sus exquisitas recetas y su dulzura en el trato humano. Especialmente al duque, don Diego (Roberto Enríquez), que lleva 20 meses viudo, lloriqueando por las esquinas, hundido en su desdicha. Su esposa doña Alba y él salieron una mañana a dar un paseo a caballo, ella le anunció que estaba embarazada, y a los 10 segundos tuvo una caída mortal de su caballo. Pues imaginaos, qué cúmulo de emociones, de estar loco de contento a llorar por partida doble, su mujer y su futuro bebé muertos. ¡Qué faenón!

Pero ya sabéis aquello de que a los hombres se les conquista por el estómago. El cabizbajo del Duque, ha sido probar los manjares de Clarita, y ha empezado a tener ganas de vivir. Hasta ha aceptado el puesto de Secretario del Consejo que le ha ofrecido el Rey. Su madre, doña Mercedes, no puede estar más contenta, ya solo espera que se case de nuevo (eso sí, con una noble) y tenga descendencia para dar palmas de alegría.

Enrique de Arcona (Hugo Silva), el marqués de Soto es el malote de la serie. Se quiere vengar del duque, don Diego, por un secreto que aún está por desvelar. Su plan, liar a Amelia Castro, una noble venida a menos, arruinada y desflorada (secreto que de momento solo conoce Enrique, el vengador), para que seduzca a Diego (el viudo) y se case con él. Los dos ganan, ella un marido y su reputación intacta, aunque como es una pobre chica ingenua y bobalicona se enamora de Enrique, que sin escrúpulos la viola y la deja embarazada.

(Amelia Castro y Enrique de Arcona).

Ahí entra Sol, una noble que está casada con un señor mayor por el poder, y que se tira a todo tío bueno que se le ponga por delante. Se hace amiguita de la Desflorada (compinchada con el Vengador de Enrique), y cuando esta le cuenta lo del embarazo, le da a escondidas una botellita, y le dice aquí está tu salvación. ¿Qué será? Luego insiste en que seduzca al viudo, se case con él y le endiñe el bebé que espera.

(Sol y Amelia Castro).

Amelia, la bobalicona lo intenta, da paseos con el duque, don Diego, pero el señor ya tiene a Clarita en la cabeza, y sus lecciones sobre flores y hierbas del campo no causan sensación a la nueva. Superar las gracias de su viuda y las de la cocinillas no es fácil, pero ella le pone empeño.

(Don Diego de Castamar y Amelia Castro).

Por otro lado está el Rey, que le falta un tornillo. La Reina dice que es melancolía, pero también anda paranoico con que le van a envenenar. En una de sus crisis se refugia en Castamar, y Clarita lo encuentra solo y desvalido. Le ayuda y le guarda un secreto, una carta en el que da su consentimiento para abdicar en favor de la Reina. Esa carta llega a oídos del ama de llaves, que es una mujer muy seca que tiene rabia a Clarita porque es más lista, más joven, más guapa y más de todo que ella, y a través de una de las sirvientas, Beatriz (la envidiosa), se hacen con esa carta y la chantajean. El viudo también se entera, y Melquiades (el mayordomo), resulta que trabaja para la Reina, pero como es leal como un perro se lo confiesa todo a su señor, y es el mismo don Diego el que le devuelve la carta a la Reina, advirtiéndole de que la guarde bien, que no es un juego.

Rosalía (la niña grande), la lía provocando un incendio, y casi se quedan sin palacio. La quieren llevar a un hospicio, para dormir tranquilos, pero Clarita no lo puede permitir, va a ver a su tío el Fray Juan, y descubre que su padre sobrevivió a su ejecución. Se enfada como una mona, en lugar de alegrarse de verle vivo, aparte de que está cegato. Les dice que se vayan al cuerno los dos, padre y tío, y vuelve a su palacio a ligar la masa de azúcar con el viudo, que la mira embelesado. Coquetean como dos adolescentes, y la envidiosa de Beatriz les espía detrás de la puerta. Es lo que tienen esos palacios llenos de gente, que son todos unos cotillas, como no había internet ni televisión, se entrometían en la vida de los demás. Clarita consigue que el viudo reaccione y traiga de vuelta a Rosalía, eso sí, se compromete a cuidar de ella, y a que no destruya el palacio.

(Don Diego y Clarita, coqueteando).

(Fuente de las imágenes: Atresplayer Premium).

LA COCINERA DE CASTAMAR: Guía de Capítulos.

OTRAS SERIES EN EMISIÓN.

ESTRENOS 2021: SERIES ESPAÑOLAS.

2 comentarios en “LA COCINERA DE CASTAMAR: Capítulos 1, 2 y 3

  1. «Menudo cacao». Por un lado Don Diego enamorado de la cocinera, por otro le quieren colocar a Amelia, en medio los enredos de palacio, los flirteos entre todos contra todos/as, las envidias en las cocinas y el láudano por medio; y para colmo no liga el merengue…! Que puede salir mal..?

Responder a tony Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.