LA COCINERA DE CASTAMAR: Capítulo 8- Lo que no será

¡ATENCIÓN SPOILERS!

(Si te lías con los nombres, ponte al día con la Chuleta de Personajes de la serie). Se estrenó el 21 de febrero en Atresplayer Premium (cada domingo un nuevo capítulo). El 8 de abril se estrenó en Antena 3 (los jueves a las 22:45 horas, y los viernes también en Netflix). Son 12 capítulos en total. Aquí tenéis los análisis de Los capítulos de La cocinera de Castamar.

La Cocinillas ya está otra vez como una rosa, a pesar de las chinches, que vaya faena, mucha habitación de invitados de palacio, mucho lujo y muchos cuidados del Duque, para que te coman las chinches (¡muéretedeasco!). Ahora lo urgente es conseguir un aplazamiento para la ejecución de su padre. El Rey les concederá el indulto si aportan una prueba, y don Diego trae todos los archivos de guerra a Castamar, para encontrarla. Tienen dos días. El Duque y Clarita no paran un minuto de buscar, salvo la Cocinillas, que está venga a cocinar pequeños antojos para la futura duquesa (la Desflorada), que no sabe cómo hacer la puñeta a Clarita, por celos.

(El Duque de Castamar pidiendo un indulto al Rey).

Ignacio (el afrancesado gay) se ha gastado el dinero del proyecto del alcantarillado de Madrid, y ahora el marqués de Soto (el Vengador) se lo reclama. Ignacio pide ayuda a su amante, don Alfredo (el otro gay), pero le dice que no, que no le ayuda más, porque cada vez que se le mete en la cama, le puede la culpa y tiene la espalda aún por cicatrizar. Nos la enseña, la tiene peor que Kunta Kinte ¿Qué necesidad tendrá este hombre de sufrir tan gratuitamente? El Vengador le dice a Ignacio que si no consigue el dinero que venda a don Alfredo, y le entregue una prueba de su romance gay. Que a ver cómo la consigue, porque hoy día con el móvil es fácil, foto o vídeo y santas pascuas, pero en esa época, quizás una carta confesando su deseo por él, o algo parecido. Ya nos sorprenderá…

(Alfredo de Carrión, negándole ayuda a su amante, Ignacio Montes).

Doña Amelia engatusa a su sirvienta, Elisa, con un broche para el pelo, y le obliga a vigilar a Clarita. Le cuenta que está embarazada del Duque, y que le quite de la cabeza al Duque a su amiga la Cocinillas, porque es un amor imposible. Elisa se siente mal, no quiere traicionar a su amiga, y le devuelve el broche a doña Amelia. Después se sincera con Clarita, y le cuenta todo, incluido lo del bombo. Ella es lista y sabe que el Duque no le conviene, pero los sentimientos van a su bola, y son más difíciles de controlar que su agorafobia. Saber que espera un hijo de Amelia pone las cosas más difíciles, aunque en el próximo capítulo hay riesgo de un aborto espontáneo. Ya veremos si el embarazo sigue adelante…

(Doña Amelia Castro).

El Ama de llaves va más pintada que una puerta. Entra y sale de palacio a unas horas que todos los sirvientes están especulando sus motivos, si se ha echado un novio o dónde leches va. En realidad lo hace para ocultar los moratones que lleva. Alguien la está amenazando, a ver si nos cuentan un poquito más de esta historia, que ya tenemos curiosidad. El servicio hace una apuesta y todo, y otra para la carrera de capones, que pobrecitos míos solo uno será indultado. El hermano negro y la Desflorada lo pasan pipa y se mueren de risa juntos. Entre estos dos hay muy buena complicidad, pero para el próximo capítulo, cuando quede con su amigo Daniel, que ha conseguido la carta de Amelia a Sol que tenía el Vengador en su poder, le tienden una trampa, y no tiene pinta de acabar muy bien.

Sol y el Mujeriego planean hacer un viaje, dicen que es como una luna de miel, pero sin casarse. El Vengador se entera y se la juega a don Francisco. Le pone el anillo del Viejo en su chaqueta, para que la guardia lo encuentre, y le acusen de su asesinato. Sol, muy nerviosa, pretende escapar con él, pero el Mujeriego (que no sabe que la muerte del viejo es cosa de ella) trata de convencerla para ir a la guardia a declarar, y a Sol no le queda más remedio que matarle. Menos mal que estaba enamorada de él, la muy pájara no fue capaz de matar al Vengador cuando le tuvo a tiro, pero sí a su amante. Ahora llora, maldita, llora.

(Don Francisco y doña Sol hablando).

El Duque consigue la hoja del diario que faltaba, pero la sorpresa es que el padre de Clarita no sale como inocente, sino como culpable. ¿Alguien habrá falseado el diario? La Cocinillas asegura que su padre no estuvo allí, ya veremos cómo salen de esta…

LA COCINERA DE CASTAMAR: Guía de Capítulos.

OTRAS SERIES EN EMISIÓN.

Un comentario en “LA COCINERA DE CASTAMAR: Capítulo 8- Lo que no será

  1. Toma ya culebrón del bueno…! Ceo que al final el hermano negro se convertirá en el nuevo Inquisidor defensor de la verdad, Beatriz arderá en la hoguera; Los dos amantes
    quedaran emparedados «Juntos», látigo incluido, en algún castillo abandonado; Doña Sol, se quedará en «soledad» en alguna mazmorra, el vengador será vengado a fuego y hierro; Doña Amelia vagando por las calles en la miseria con su característico ji ji ji.. ! y Diego y Clara se comerán unas perdices confitadas y unos merenguitos, y colorín colorado el culebrón se ha acabado. Si no acaba así, es mejor no ver el final donde Clara muere, Diego se arruina, Sol se lía con el vengador y se van a Roma, Beatriz hereda el cargo de ama de llaves, El hermano negro y Amelia se quedan con Castamar,
    y los telespectadores maldecimos a los guionistas entre lagrimas y juramentos..!

Responder a tony Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.