LA CASA DE PAPEL 4: Capítulo 4- Suspiros de España

¡ATENCIÓN SPOILERS!

Los fans del personaje de Berlín han disfrutado mucho de su presencia en flashbacks en esta cuarta temporada. En este capítulo fue el encargado de visitar al Gobernador en el Banco de España 5 años atrás, fingiendo ser una eminencia en finanzas. Ya tuvo sus encontronazos con Gandía, que parece que huele a los tíos conflictivos de lejos. La razón de esa visita fue descubrir dónde el segurata guardaba el arsenal de armas cuando las cosas se ponen feas, y convencer al Gobernador que apostara por reservas de oro.

En el capítulo anterior teníamos a Nairobi recién despierta de la operación, y en este el loco de Gandía aprovecha a intentar asfixiarla. Ella, que es peleona, le clava jeringuillas en el cuello, para defenderse, hasta que sus compañeros acuden a salvarla. Gandía ahora es el puto Rambo. Conoce el Banco como la palma de su mano, y les costará mucho darle caza. Intenta ahorcar a Helsinki, que es liberado por Tokio y Bogotá. Está como loco por matarles a todos, y ni siquiera se acuerda de que tiene el dedo pulgar luxado. Que digo yo que un poquito le debería molestar, o bien tener la mano hinchada como un botijo.

Arturito se viene arriba, y se pone chulito. Con ganas de liarla, anima a los rehenes a que ellos son la resistencia. Denver, que no le aguanta ni media tontería pega cuatro tiros al aire y les pone en su sitio. El rehén más plasta de todos los tiempos se escabulle con Amanda (su nuevo objetivo, con el permiso de Miguel, el becario, que esta temporada está desaparecido), y la invita a tomar unas pastillas para la ansiedad. Ella acepta, porque es medio boba, y él aprovecha para manosearla. Tocapelotas, baboso y asqueroso, este hombre es un pack completo en repugnancias. Y que nadie le pegue un tiro empieza a ser preocupante ya. Me temo que tenemos Arturito hasta el final.

Raquel (Lisboa) le pregunta a Alicia si a su marido no le da asco tocarla cuando llega a casa (siendo una torturadora). Y revela que Germán murió hace 2 meses de un cáncer terminal (en la carpa nadie lo sabía). Lo dice tan felizmente, como el que te cuenta la última peli de Netflix que vio anoche. Y reniega de los pésames. Sin embargo, al final se humaniza un poquito cuando confiesa que prefiere trabajar y conspirar para evitar recordarle. Sobre las teorías sobre que Alicia era Tatiana, es decir la mujer de Berlín, yo personalmente no lo veo. Primero porque en 5 años no se cambia tanto físicamente, segundo porque su marido murió hace 2 meses, y Raquel ya le conocía, del cual afirma que era buena persona, y Berlín no podría ser. Por otro lado, se supone que Tatiana conocía el plan a la perfección, y Alicia va muy despistada. Otra teoría es que sean parientes, hermanas quizá. O bien la tal Tatiana es un personaje pendiente de salir en futuras temporadas, sino porque nos la muestran tanto, aunque solo bailotee y ría, de momento. Ya veremos…

Los atracadores, nerviosos por no encontrar a Gandía, empiezan a dudar de Río (como traidor), incluso Estocolmo le dice que por qué no tiene marcas de las palizas, ni está flaco, algo así como Chabelita en Supervivientes, que no hay quien se lo explique. Entonces El Profesor pone cordura entre ellos. Se acuerda de que su hermano Berlín veía a Gandía como un peligro, y no se equivocaba, es un Rambo, pero en el bando enemigo. Les alerta de que le maten, si ven la ocasión, porque él no dudará en hacerlo.

A continuación, El Profesor llama a la inspectora Alicia Sierra, para advertirle que ha filtrado a los medios su trato sobre la tregua, de 48 horas, y que la respeten, viendo el daño que puede hacerles el nuevo Rambo. Les exige también que les premien con unas paellas. Me encanta esos momentos que aprovecha la serie para promocionar la marca España. La paella, el vino, el toro, los molinos de viento, la música de Suspiros de España y otras, y por supuesto la cerveza Estrella Galicia, que es ya todo un icono en la serie.

La rehén que interpreta Belén cuesta cruza miraditas con Denver, pero sigue sin aparecer. Ya les podía haber avisado de que el boludo de Palermo estaba ayudando al Rambo a escapar. O tener más controlado a Arturito.

Rambo entra en la habitación del pánico, es un sitio desconocido por los atracadores, no está en los planos. Está oculta en el lavabo del Gobernador, se abre activando el mecanismo del portarrollos de papel higiénico. No es tan difícil de adivinar, qué hacer en momentos en que te cagas de miedo, pues buscar el papel higiénico, como los españoles ante la pandemia del Covid-19. Desde ahí deja ciego al Profesor, cortando la señal de sus cámaras, pero él puede vigilar a todo el Banco, sin ser visto. Llama al Coronel Tamayo, que es un tipo que le gusta decir muchos tacos a la vez, y nombrar constantemente a sus pelotas, para hacerse respetar. Le convence para saltarse la tregua, por su cuenta y riesgo, y el Coronel le da luz verde, siempre que no les implique. Antoñanzas, el topo, corre a chivateárselo al Profesor (le pagó un millocenjo para eso).

(Fuente de las las imágenes: NETFLIX).

Para terminar, Alicia le dice a Raquel que su madre e hija ya no están en Filipinas. Sin embargo Río (bajo torturas) les dio los móviles de todos los transportadores del Profesor, dato que él no les ha contado. Así que cree que no tardarán en encontrarlas. Me pregunto si el Profesor habrá tenido en cuenta ese detalle, puesto que eso es de primero de Cerebritos, y si se ha adelantado a la policía. Esperemos que sí…

LA CASA DE PAPEL 4: Capítulo 5- Cinco minutos antes.

LA CASA DE PAPEL 4: Capítulo 3- Lección de anatomía.

LA CASA DE PAPEL 4: Capítulo 2- La boda de Berlín.

LA CASA DE PAPEL 4: Capítulo 1-Game Over.

LA CASA DE PAPEL Parte 3: Personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.