B&b: T2 Capítulo 3: Los amores peligrosos de Rubén Barahona

En este capítulo hubo amor, desamor, celos, desconfianzas, revelación de secretos, intriga y hasta un asesinato.

Mario le pone una condición a Martina, la quiere solo para él, sin medias tintas. Ella acepta, y nosotros nos alegramos que por fin deje al malote de Bornay. Cristóbal, el nuevo director, demuestra su eficiencia para disgusto de Clara que está ciega defendiendo a su padre. Y tiene que ser Cayetana la que le cuente que la amante de papi era Martina. Y eso que la menor de los Bornay no los tenía delante de las narices todos los días, pero Clara tiene otras preocupaciones, en su matrimonio con Pablo no están solos, la estela de Candela está siempre presente. Ambos se guardan confidencias, ni Pablo le cuenta la enfermedad de Candela, ni Clara lo de Martina con su padre, aunque ya sea historia.

Nuevamente, Sonia y Candela nos han dado una leccion magistral de relación idílica entre madre e hija, en un spa.

Hugo le cuenta a Sonia lo del embarazo de Cayetana, pero le falta valor para contárselo a Tita, para alivio de Cayetana, que estaba con cara de como se lo cuentes te crujo.

Juan entrevista a una medallista paralímpica ciega, Lucía, interpretada por Marta Larralde. Tienen un rollete, pero él se toma fatal que ella le deje por whatsApp, sin mirarle a la cara (chiste fácil de ciegos). Ya podrían currárselo y buscarle una chica que le quiera de verdad y más afín a su vida.

Y cuando parecía que la relación entre Candela y Rubén volvía a encarrilarse, pues Candela le ha contado lo suyo y él le ha mostrado su apoyo, aparece su ex, Esther Sánchez, asesinada y dejándole como principal sospechoso. Pero la trama aún se enreda más con lío amoroso, porque el de siempre, Pablo, estaba ahí para ver un beso robado de la ex a Rubén, lo que abrirá una puerta de celos y desconfianza entre Candela y Rubén.

La audiencia baja situándose en un 11,6 % y 1.852.000 espectadores.