ÁGUILA ROJA: T8 Capítulo 98: El licenciado García

Capítulo en el que ha faltado medio elenco de sus personajes, Margarita, Alonso, Cipri, Nuño e Irene. Con exceso protagonismo a la marquesa y a Sátur, que últimamente salen más que los protagonistas, Gonzalo y Margarita.

Muy divertido Sátur (Javier Gutiérrez), con su inquietud cultural de formarse en Leyes, para que su hijo Gabi se sienta orgulloso de él. Pero la universidad le ha quedado un poco grande. Aparte de escribir «viva» con B, y pronunciar «Justiniano Palito», al desconocer los números romanos, ha estado poco abierto a los cambios. La República es algo que en el siglo XVII era un ideal de muy pocos, pero además conseguirlo a través de la violencia, algo que Águila Roja no podía consentir. Y ahí ha intervenido, salvando al Rey de la muerte, con tiro en el hombro incluido. Al menos ha conseguido que su padre le haga caso, y reabriera las universidades. Aún faltan unos años para que el modelo griego democrático se instale en las ciudades.

La visita de la duquesa de Fournier, Olivia, interpretada por Carmen Maura tenía trampa. Por si fuera poco con la marquesa, tenemos a su doble, con 20 años más. Soledad ha estado ágil, y ha descubierto la farsa antes que nadie, pero Lucrecia no le ha hecho caso. Una mujer demasiado inteligente para ejercer de criada. Me pregunto qué esconde, o quién la envía. Puede dar mucho juego. Respecto a Olivia, podía haberla torturado para hacerla firmar, amenazarla con cortarle los dedos de la mano, pero parece que tendremos doble ración de marquesas de nuevo, al menos, en el próximo capítulo.

Dan exceso de protagonismo al personaje de la marquesa, con tramas superfluas y repetitivas, y ese tira y afloja que se lleva con el comisario, donde su mujer, Irene, está completamente en modo off. Se añoran, por otro lado, las tramas de Gonzalo y Sátur buscando sus orígenes, que aunque descubrió quién era su madre, le falta por descubrir quién es su padre, y su hermana. Más conversaciones padre-hijo, ya sea Gonzalo-Alonso, o Águila-Alonso, en el que podía enseñarle técnicas de lucha. Más dignidad al personaje de Cipri, donde aprenda a leer, o vuelva a tener un oficio, una nueva tasca en la que ocupar su tiempo, y sentirse útil.

La audiencia no varía, respecto a la semana pasada, con un 12,7% de share y 2.373.000 espectadores.

ÁGUILA ROJA: Guía Capítulos.

¿Es Gonzalo de Montalvo el Clark Kent de la Villa?