ÁGUILA ROJA: T8 Capítulo 97: La pedida

El capítulo transcurre con Gonzalo y Sátur (Javier Gutiérrez) secuestrados en un barco, para ser vendidos como esclavos en Persia. Se me hizo un poco larga esta trama, pues vemos a un Gonzalo muy moderado, que no hace nada hasta el final, cuando podía haberles reducido mucho antes. Me gustó cómo recupera su anillo, que casi le costó una mano, pero para manco ya tenemos a su hermano, el comisario. Finalmente, tiene que tirar al agua a la fuerza a Sátur, que no sabe nadar, para poder salvarse los dos. Hubiera sido divertido ver alguna escena en el agua, con Sátur histérico ante el temor de ahogarse, pero nos los imaginaremos.

Mientras tanto, en la Villa, Margarita, al descubrir el paradero de Gonzalo y Sátur, saca las uñas por su prometido, y desafía a Malasangre, que aprovecha la ocasión para intentar beneficiársela. Finalmente no acaban lo empezado, por la enfermedad de éste, «la fiebre de los pantanos», pero intentará cobrárselo en un futuro, a pesar que no hizo nada por rescatarles, e iniciarán así una trama que ponga en peligro el futuro matrimonio de Margarita con Gonzalo.

Hernán le prepara una velada inolvidable a Lucrecia, más que nada por lo temeroso, pues sin caballo, deben pasar la noche en el bosque solos, con peligros varios, entre ellos, varios lobos. Una vez superada la prueba, él le pide que se case con ella, pero la marquesa no quiere, pues dice estar enamorada de otro. No me encaja que esté enamorada de Gonzalo, como mucho es capricho, pues es consciente que nunca será suyo, además, quien está siempre ahí, a las duras y a las maduras, es Hernán, aunque ella no lo vea. Tendrá que sentir que lo pierde para darse cuenta que lo ama de verdad. Mientras lo tenga comiendo de su mano, no se dará cuenta que es el amor de su vida, y Gonzalo solo un capricho.

Irene ha intentado poner celoso a Nuño. Por un momento que sale en el capítulo la lía, pues ha provocado que Nuño mate a un hombre, por defenderla. Nuño ha pedido ayuda a su padre, y le ha rogado que se quede en palacio. Al final, cuando se ha visto envuelto en problemas, sí que lo acepta como padre. Es curioso, que el hijo bastardo de Lucrecia, Nuño, se ha criado como un noble, y sin embargo, su otro hijo noble, del rey, se va a criar como un plebeyo, en la Villa.

Finalmente, ha llegado el momento más emotivo del capítulo, con la llegada de Gonzalo y Sátur a la Villa, después de varias semanas. Margarita ha corrido a abrazar a Gonzalo. Alonso, ha estado poco efusivo con su llegada, hasta el niño chino ha puesto más entusiasmo al verles. Gonzalo, no ha esperado un minuto más, y le ha pedido, anillo en mano, a Margarita, que se case con él, ante la mirada de toda la Villa, excepto de Cipri, que es el último mono y ni siquiera le han llamado a recibirles. Un poco más de dignidad para este personaje, por favor, que le hemos visto tocando fondo demasiadas veces.

En general, capítulo de poco interés, salvo por la pedida de Gonzalo a Margarita, que lo ha eclipsado todo. Nula aparición de Águila Roja, al menos con su disfraz habitual, pues Gonzalo esta vez ha tenido que hacer de héroe a cara descubierta.

La audiencia queda en un tercer lugar en su franja horaria, con un 12,7% de share y 2.355.000 espectadores.

ÁGUILA ROJA: Guía Capítulos.

¿Es Gonzalo de Montalvo el Clark Kent de la Villa?