ÁGUILA ROJA: T8 Capítulo 93: Las fiestas de la Villa

En las fiestas de la Villa la ficción se vuelve realidad. Sátur (Javier Gutiérrez) ha dado en el blanco en su obra de teatro sobre su historia sobre 2 hermanos, uno bueno y otro malo, hijos del Rey. Lo que sigue sin avanzar ni un ápice, a pesar de las expectativas puestas en este capítulo, es la historia de Margarita y Gonzalo, aunque a ella se le han revuelto las tripas al verle besar a Lucrecia en la obra.

Sátur (Javier Gutiérrez) está convencido de que tanto él como Gonzalo han fallado como padres. Su Gabi reniega de ser español, y Alonso ha aceptado trabajar como guardia para el comisario. Los intentos de Gonzalo por ayudar a su hijo a labrar su futuro como militar llegan muy tarde, y Alonso ha cogido el camino más fácil, a pesar que le ha dolido oír de su padre: «Tu madre se avergonzaría de ti». Yo creo que tendrá que venir Águila y tener un encuentro con Alonso en el tejado para convencerle que abandone ese puesto.

Malasangre ha vuelto a demostrar que su astucia no tiene límites. Ha querido comprobar en primera persona que la fama de la marquesa como mujer ardiente era cierta. La rabia de Lucrecia al descubrir el engaño ha sido mayúscula.

Lucrecia ha publicado una revista de chismes de la Villa, bajo el pseudónimo de «Poncelara». Al rey no le ha gustado nada leer que el cardenal y su esposa son amantes, y como lección ha intentado quemarla como a una bruja. Pero ahí ha llegado Águila Roja a tiempo para salvarla, gracias a la insistencia de Sátur, que ha tenido que ponerse muy pesado para convencer a Gonzalo que la había visto en la carreta. Eso sí, antes la reina se ha divertido en las fiestas como una plebeya. Es ponerse un traje diferente al habitual y en ese pueblo no te conoce nadie, aunque tengas la misma cara de siempre.

Lucrecia ha organizado un aborto a su criada, Catalina. Cree que es un problema y cuanto antes se deshaga de él, mejor. Pero Catalina lo ha evitado. Esta trama empieza a alargarse en exceso, y tengo la sensación de que me voy a quedar con las ganas de oír a Gonzalo contarle a Catalina que su marido Floro murió. Ya veremos como lo solventan…

Proclaman a la moza más guapa de la Villa, en un concurso de las fiestas. A Sátur se le van los ojos detrás de ella, hipnotizado por su belleza. Se pone ciego de vino, que debe ser peleón, y queda abierta una trama que continuará la semana próxima.

Finalmente, hemos visto a alguien que parecía mujer, con guantes negros, manipulando la imprenta, para sacar el siguiente titular:

En general ha sido un capítulo menos intenso que los 2 anteriores en cuanto a tramas. He echado de menos a Irene, que apenas tiene protagonismo esta temporada, y a Nuño, quedando pendiente una conversación padre-hijo.

La audiencia ha subido respecto a las semanas anteriores, colocándose en un 13,9% y 2.570.000 espectadores. Aunque mantiene la tercera posición en su franja horaria.

ÁGUILA ROJA: GUÍA DE CAPÍTULOS.